Para operar en el cajero, el usuario deberá tener una tarjeta y una clave para usarla. Al entregarle la tarjeta al cliente, el banco le dará una clave, y el cliente deberá cambiarla en su primera operación con ella. Esta clave es absolutamente confidencial y nadie está autorizado a solicitársela al titular.

Los servicios prestados por los cajeros automáticos son los siguientes:
 
  • Extracciones y depósitos en cuenta corriente, caja de ahorro común y especial y cuentas de crédito.
  • Consultas sobre los saldos de dichas cuentas.
  • Transferencias de fondos entre las mismas cuentas.
  • Pago de servicios públicos y similares.
  • Orden de emisión y extracción de depósitos a plazo fijo.
  • Todo otro servicio bancario que sea posible sin la intervención de personas, dependan o no del banco.

Si el cliente desea extraer efectivo, deberá seleccionar el tipo de cuenta de la que hará la extracción, y el monto. El cajero le ofrecerá la posibilidad de recibir un ticket por la operación.

Usted puede acceder a un simulador de Cajero Automático haciendo click

Si la tarjeta del cliente es extraviada, robada o retenida, hay que dar aviso lo antes posible a la red a la que pertenezca. Si está deteriorada, hay que pedir una nueva al banco emisor.

El titular de la tarjeta debe adoptar los siguientes recaudos:

  • Solicitar al personal del banco toda la información que estimen necesaria acerca del uso de los cajeros automáticos al momento de acceder por primera vez al servicio o ante cualquier duda que se les presente posteriormente.
  • Cambiar el código de identificación o de acceso o clave o contraseña personal ("password", "PIN") asignada por la entidad, por uno que el usuario seleccione, el que no debería ser su dirección personal ni su fecha de nacimiento u otro número que pueda obtenerse fácilmente de documentos que se guarden en el mismo lugar que su tarjeta.
  • No divulgar el número de clave personal ni escribirlo en la tarjeta magnética provista o en un papel que se guarde con ella, ya que dicho código es la llave de ingreso al sistema y por ende a sus cuentas.
  • No digitar la clave personal en presencia de personas ajenas, aun cuando pretendan ayudarlo, ni facilitar la tarjeta magnética a terceros, ya que ella es de uso personal.
  • Guardar la tarjeta magnética en un lugar seguro y verificar periódicamente su existencia.
  • No utilizar los cajeros automáticos cuando se encuentren mensajes o situaciones de operación anormales.
  • Al realizar una operación de depósito, asegurarse de introducir el sobre que contenga el efectivo o cheques conjuntamente con el primer comprobante emitido por el cajero durante el proceso de esa transacción, en la ranura específica para esa función, y retirar el comprobante que la máquina entregue al finalizar la operación, el que le servirá para un eventual reclamo posterior.
  • No olvidar retirar la tarjeta magnética al finalizar las operaciones.
  • Si el cajero le retiene la tarjeta o no emite el comprobante correspondiente, comunicar de inmediato esa situación al banco con el que se opera y al banco administrador del cajero automático.
  • En el caso de pérdida o robo de su tarjeta, denunciar de inmediato esta situación al banco que la otorgo.
  • En el caso de extracciones cuando existieren diferencias entre el comprobante emitido por el cajero y el importe efectivamente retirado, comunicar esa circunstancia a los bancos en el que se efectuó lo operación y administrador del sistema, a efectos de solucionar el problema.
 

PARA USAR UN CAJERO AUTOMÁTICO